domingo, 9 de marzo de 2014

La Primera Sinfonía de Beethoven : preámbulo del maestro

Beethoven, 1801
En 1800 el destacado compositor Ludwig van Beethoven, el pianista de treinta años y nacido en Bonn, presenta  en Viena su primera gran obra orquestal, denominada Sinfonía nº 1 en do mayor op. 21, a la que le siguieron una sucesión de sinfonías (“de emociones desbordantes”) por las que ha sido y es celebrado después de los más de doscientos años siguientes. 

Compuesta esta sinfonía (obra musical para orquesta dividida en cuatro movimientos) entre los años 1799 y 1800, fue dedicada al barón Van Swieten, un gran melómano y amigo del autor, y escrita para una orquesta formada por timbales, trompetas, trompas, flautas, oboes, clarinetes, fagotes, violines, violas, violonchelos y contrabajos.

Caracterizada por algunos movimientos novedosos que aparecen por primera vez, y por el empleo de instrumentos de viento, de timbales o incluso cuerdas y percusión, es de destacar ya en la apertura un acorde distinto al esperado (disonante) y que podía parecer que finalizaba la obra cuando estaba empezando. 

Es a partir de este año que la ocupación musical de Beethoven se va intensificando a la vez que va teniendo un mayor reconocimiento entre el público ante sus nuevas y originales creaciones. 

Portada partitura "Primera Sinfonía"
Un año más tarde, Beethoven confiesa a su amigo Wegeler, su preocupación por la progresiva sordera que había empezado a sufrir desde hacía varios años y que se fue acrecentando en el transcurso del tiempo para desesperación del músico hasta llegar a la sordera total en 1818. 

Un dato curioso, más común de lo que nos puede parecer, era la celebración en aquella época de duelos musicales ante un auditorio, y uno de los más famosos duelos musicales de todos los tiempos fue el que se dio en el año 1800 en el palacio Lobkowitz, donde Beethoven fue retado por Daniel Steibelt, un reconocido pianista y compositor berlinés. Beethoven interpretó partituras de su oponente y demostró su habilidad y frescura musical. Al finalizar Steibelt reconoció su derrota y decidió exiliarse de Viena y alejarse definitivamente de su rival. 

Considerado como irascible e impulsivo, Ludwig van Beethoven fue un revolucionario en la música, dejando en su trayectoria musical una extensa diversidad de géneros para la posteridad: nueve sinfonías (algunas de ellas popularmente muy conocidas), una ópera, misas, cantatas, sonatas, conciertos, cuartetos, oberturas, obras de cámara, además de arreglos y variaciones.


Hay quienes valoran que las sinfonías alcanzaron la "madurez" con las obras de Beethoven. Reconocida como novedosa, esta primera sinfonía fue el preámbulo de las más célebres obras de este grandioso autor, identificado como uno de los "maestros de la música clásica" y uno de los más influyentes compositores para la música posterior.