domingo, 23 de febrero de 2014

"Callejeros Viajeros": Cuba 1800

Los años de finales del siglo XVIII, son muy importantes en la historia de Cuba: su economía basada en la plantación de la caña de azúcar, se incrementa de manera significativa debido a los problemas en Haití, por el levantamiento de los esclavos, y que hasta el momento era el mayor productor de azúcar.

Cuba acrecentaba de esta manera su producción a partir de 1791, supliendo la demanda de los mercados y en el que gran cantidad de azúcar refinada era embarcada para Europa y otros destinos, mientras su población principalmente de color iba aumentando.

La Habana, 1800
Poseía esta isla, situada en el golfo mexicano, de temperaturas cálidas y palmeras elevadas,  un terreno fértil donde se producían además de la caña de azúcar, yucas, maíz, añil, algodón, cacao, tabaco e incluso café (había en 1800 en Cuba 60 cafetales).

Sus montes con abundantes maderas, propiciaba una de sus industrias: su astillero desde donde se fabricaban barcos de guerra para la armada española.

 “Continuamente se construyen navíos de la Real Armada

Se encontraban en la isla de Cuba,  de más de trescientos mil habitantes en el año de 1800,  muchas familias nobles y ricas, formadas principalmente por comerciantes y hacendados españoles y criollos (de origen español pero nacidos en la isla) que controlaban la mayor parte del comercio y de la propiedad agraria,  pero también se encontraban hombres y mujeres de color, muchos de ellos esclavos (miles de esclavos negros entraban en la isla cada año) que trabajaban en las grandes plantaciones.

La ciudad de San Cristóbal de la Habana, en los años finales del siglo XVIII, estaba rodeada de murallas y formada de calles estrechas y sin empedrar, mientras su puerto (donde muchos barcos hacían escala), era de los más transitados de América.

un bosque de mástiles y de velas de embarcaciones

Las frutas cocidas con azúcar, las mermeladas, el maíz y las yucas con las que se hacía “pan de cazabe” que era una torta redonda y crujiente constituían buena parte de la alimentación de sus habitantes.

La Habana, hacia 1800
De las todas las frutas que se obtenían en la isla, la piña era la más apreciada  y  se la llamaba “la reina de las frutas

Entre las diversiones  la afición a las peleas de gallos era una de las actividades más populares.

Los habitantes de la Habana, eran estimados como activos e industriosos a la vez que las mujeres se las consideraban vivas y afables, ingeniosas y hospitalarias. Pero conforme se alejaba uno hacia las haciendas y pueblos pequeños, se acentúa entre sus habitantes la “sencillez de hábitos y costumbres de sus habitantes”.

En el año 1800 llegaba por primera vez a la isla el famoso viajero y científico alemán Alexander von Humboldt, considerado el “padre de la geografía moderna universal”. Unos años más tarde ya destacó en una de sus obras: “la importancia política de la isla de Cuba no consiste únicamente en la extensión de su superficie, …, sino que aún es más considerable por sus ventajas que ofrece la posición geográfica de la Habana”. Casi 100 años más tarde de su llegada a Cuba, con la guerra de Independencia cubana, se vió la importancia de sus palabras.