domingo, 23 de noviembre de 2014

Mercurio de España

Mercurio de España, enero 1800
Como va siendo habitual en este blog, uno de los temas que considero importantes de comentar es el relativo a las distintas publicaciones de la época. Por lo que la entrada de hoy va enfocada a uno de los periódicos que en 1800 se distribuían en nuestro país y conformaban por lo tanto, información y mentalidad de la sociedad española.

El Mercurio de España, se fundó como  “Mercurio histórico y político” (1738)  por el escritor y periodista Salvador José Mañer. En 1784 pasó a llamarse “Mercurio de España”.

Esta publicación estaba dirigida a minorías intelectuales de la época (cortesanos, clérigos), por los que su estilo era más elevado que otros en el tipo de noticia o tema que trataba, aunque también fue criticado por sus errores de traducción en algunos artículos.

Una primera parte del periódico llamada “parte política” lo constituía un extenso relato de incidentes y  políticos internacionales, información sobre el desarrollo de las políticas de algunos estados y gobiernos de Europa, así como los  diferentes acuerdos o tratados internacionales que se producían.

Se pasaba después en cada edición a otros espacios que eran llamados “parte literaria”, "agricultura", "economía" o "noticias relacionadas con las ciencias", incluso había espacio para hablar de bibliografía o necrológicas.

En 1800 la frecuencia con que se publicaba el Mercurio de España era mensual y cada volumen pasaba muchas veces algo más de  cien páginas que eran escritas a una columna.

Curiosidades de este periódico eran que (aunque  en su trayectoria varió su formato) para el año 1800 tenía una paginación anual (sus páginas estaban numeradas desde la primera de enero hasta la última de diciembre correlativamente), y que en cada entrega (tomo) se incluía al final un índice de los artículos que aparecían, además de ser una publicación estampada desde la Imprenta Real estando su cabecera acompañada del escudo real.

En el año que relatamos noticias fueron: experiencias sobre el galvanismo, la inoculación de la vacina (vacuna), reflexiones sobre la rabia, el uso de pescados para fabricar jabón, los avances en la cirugía, el modo de fabricar velas con torcidas de madera o el nuevo telégrafo portátil para uso de los ejércitos.

La venta de este periódico se localizó en el Real Sitio de Aranjuez y en Cádiz.

El Mercurio de España, aún teniendo unos años que no publicó, está considerado uno de los más longevos en España, pues desapareció a finales del año 1830, habiendo informado durante más de una centuria.